Ventajas y peligros de las fantasías sexuales Imprimir


Las fantasías sexuales, eróticas y lujuriosas forman parte de la naturaleza del ser humano. Pueden nacer de un sueño o durante un estado de conciencia. Son positivas mientras no pasen el límite del placer, ya que pueden convertirse en una obsesión o trastorno psiquiátrico.

 

 

Los hombres sueñan con frecuencia en hacer un trío mientras que las mujeres buscan sentirse acogidas. KienyKe.com habló con Carlos Pol Bravo, médico psiquiatra y máster en sexología, para conocer más sobre las ventajas y peligros de estos deseos que pocos llevan a la realidad.

 

“En el instante en que la imaginación, productora de fantasías, ideas y realidades, se disminuye, la sexualidad se empobrece y afecta”, así explica Pol Bravo la importancia de las fantasías sexuales. Enfatiza que este tipo de conductas enriquecen la libertad de la pareja mientras no exista forzamiento, imposición o violación.

 

Uno de los pasos más difíciles para cumplir una fantasía es la negociación. Sobre esto, asegura que deben existir tres palabras fundamentales: educación, confianza y comunicación. Su combinación ayuda a concretar cualquier acuerdo, ser claro y poner un límite a lo que se quiere. Así, ambos participan, disfrutan y deleitan.

Según el especialista, el hombre prefiere los juegos sadomasoquistas light, la idea de hacer un trío y experimentar nuevas circunstancias. También se deleita con fetiches como la ropa –algunos tienen una debilidad especial por el color blanco– y los tacones altos. Aunque a veces cometen el error de imponer ciertas fantasías y esto puede terminar en un distanciamiento de la pareja.

La mujer piensa poco en la ropa y fetiches. Busca su excitación, sentirse acogida y probar cosas desconocidas. Se preocupa porque su pareja acepte, disfrute y nunca le reproche sus deseos.

Pol Bravo dice que el trío es una de las fantasías que más se practica. Asegura que para llegar a cumplirla se necesita tener una mente tan liberal como madura. Deben evitarse los engaños, chantajes y presión, y es importante cuidar la higiene. Tampoco se recomienda pagar dinero por este tipo de prácticas. En cambio, Por Bravo invita a las parejas a que involucren a un tercero en un juego de seducción.